Posteado por: Concha Huerta | 31/08/2016

Victoria

Quería recomendaros una serie que acaban de estrenar en Inglaterra. El lunes emitieron el segundo capítulo de una miniserie sobre la reina Victoria, que abarca desde su coronación a los dieciocho años hasta que se casa con el príncipe Alberto.

El sueño de Alejandrina Victoria se interrumpe en la madrugada del 20 de junio de 1837 cuando llegan a anunciarle que tras la muerte de su tío, el rey Guillermo IV, se ha convertido en reina. Joven, inexperta pero decidida a cumplir con su destino, Victoria, que reinara con su segundo nombre, encuentra el apoyo indispensable en el que será su primer ministro, Lord Melbourne, para evitar que se establezca una regencia.

Una relación tensa con su madre alemana, las intrigas de una corte constreñida de reglas demasiado estrictas para una joven menuda y despierta. La lealtad de un asesor que raya en la atracción desmesurada. En unos momentos me parece viajar al s. XIX y seguir de cerca a esta joven impetuosa que se convertirá en un icono del imperio británico y la primera emperatriz de la India.

Impresionante la ambientación, el vestuario y magnífico el casting, sobretodo Jenna Coleman como Victoria, a la que ya vimos en Dc Who y Rufus Sewel como Lord Melbourne, sin duda uno de mis actores británicos favoritos, en un papel que le va como anillo al dedo. Estoy deseando que llegue el domingo para ver el tercer capítulo.

queen-victoria

Jenna Coleman como la joven reina Victoria

rufus sewell victoria

Rufus Sewell como Lord Melbourne

 

 

Posteado por: Concha Huerta | 22/08/2016

17 medallas

7 oros, 4 platas, 6 bronces.

Terminan los Juegos Olímpicos y los deportistas españoles se vuelven a casa con 17 medallas, tras dos semanas de pruebas intensas midiéndose con los mejores del planeta. Tuve la oportunidad de seguirles desde la comodidad de mi sala y disfrutar cada uno de sus triunfos con aplausos y lágrimas.

Siete oros. Siete veces se escuchó el himno nacional en la piscina, la pista, el tartán o la piragua. Momentos que no vivíamos desde que en Barcelona 92 sonara 13 veces. La participación española este año ha sido muy equilibrada en géneros y medallas, ocho femeninas y nueve masculinas.

La delegación española no ha defraudado. De hecho nos ha hecho vibrar con cada una de sus pruebas. Algunos esfuerzos titánicos, como el oro en salto de Ruth Beitia, nuestra primera campeona olímpica de atletismo a sus 37 años, que dejó de entrenar en 2012. Para que luego digan que no valen las segundas oportunidades.

O el oro de Mireia Belmonte, la primera en llenarnos de alegría en los 200m mariposa y que consiguió otra de bronce en 400 estilos. Bravo Mireia. O el oro en bádminton de Carolina Marín, la única occidental en desbancar a las orientales en unos Juegos Olímpicos.Y el oro en dobles para Rafa Nadal y Marc López, que inundaron de lágrimas los ojos de nuestro abanderado y sus seguidores.

O las tres medallas de oro del piragüismo de Maialen Chourraut, Marcus Walz y Saúl Craviotto y Cristian Toro. Y la segunda para Saúl Craviotto de bronce en K1 200m. La plata de Eva Calvo en Taekwondo y el bronce de Joel González. Y la plata en 110 m vallas de Orlando Ortega. El bronce de Coloma en bicicleta de montaña y el de Lydia Valentín en halterofilia.

Por no hablar de la brillante actuación de las chicas de gimnasia rítmica, una medalla de plata que ha sabido a oro. O del equipo femenino de baloncesto sólo superado por el arrollador equipo norteamericano. Tambien estupendos los chicos de la seleccion de baloncesto que consiguieron el bronce.

17 medallas. 38 diplomas. Y en el recuerdo dos semanas de momentos vibrantes que nos llenaron de orgullo y alegría. A todos los que lo habéis hecho posible con vuestro esfuerzo y tesón desde esta página, mi más sincera enhorabuena.

medallero-espana-rio

Posteado por: Concha Huerta | 17/08/2016

Fringe 2016

Este año Edimburgo inauguró el Fringe Festival, el festival de teatro alternativo más importante del mundo, con el cielo encapotado. Lluvia, frío, más lluvia. Como si el cielo hubiera querido tambien participar en el evento, interpretando notas de invierno en pleno agosto. Las gentes transitando envueltas en abrigos de lana y bufandas de cashmere. Escocia en su más definido espíritu.

El Fringe incluye todas las formas del espectáculo y la suma total de géneros de teatro desde los clásicos al teatro de la calle.  No hay ningún comité de selección, lo que permite que se haya convertido en un escaparate de modelos experimentales que no serían admitidos en festivales más formales. Está organizado y coordinado por la Sociedad del Festival Fringe («The Festival Fringe Society») con sede en el Royal Mile.

El programa del Fringe 2016, más parece una Biblia que una guía, cuenta con más de 2000 eventos y está dividido en varias secciones: teatro, comedia, danza, teatro físico, circo, cabaret, infantiles, musicales, ópera,  siendo la sección de la comedia la más amplia. Probablemente en busca del Edinburg Comedy Awards que se entrega cada año y que  ha lanzado la carrera de grandes comediantes británicos.

De entre esta vasta selección, os reseño algunas piezas. Aunque la puesta en escena no es profesional, en el Fringe cada local de Edimburgo se convierte en platea, tanto las interpretaciones como los textos son especialmente originales.  Si alguno de vosotros decide acercarse y disfrutar de este maratón de teatro, comedia stand up y música, no dudéis en comentárnoslo.  El Fringe ofrece piezas para todos los gustos.

Tank, 10.30am, Pleasance Dome (until 20 August).
Sátira del programa de estudios sobre delfines de los años 60, famoso por administrar LSD a los delfines y por qué una investigadora convivio en uno de los tanques con un delfín macho, curioso protagonista de esta pieza.

Once …11.30am, Assembly George Square (until 29 August)
El amor vuelve loco a cualquiera. Incluso al propio Cupido, en esta sátira sobre Arlequín y Columbina de la compañía rusa Derevo. Una fábula clásica que no deja de sorprender por su excelente representación.

Once by Devero

Once de Derevo. Foto: Murdo Macleod para the Guardian

Love, Lies and Taxidermy 1.35pm, Roundabout at Summerhall (until 28 August)
Algunas veces la vida parece más ficción que una película. O al menos la de Valentine, hijo de un taxidermista polaco, y Ashley, hija de un vendedor de helados. Una comedia original y divertida sobre la necesidad de vivir los propios sueños.

Lucy, Lucy and Lucy Barfield. 3.30pm, Pleasance Courtyard (until 29 August)
Una obra sobre la niña a la que C.S. Lewis dedicó el cuento El León, la bruja y el armario. Una pieza sobre el paso de la infancia a la adolescencia en el mundo cerrado y asfixiante de Narnia.

How (Not) to Live in Suburbia. 4.50pm, Summerhall (until 28 August
Cómo transformar los problemas personales en todo un arte. Annie Siddons crea una excelente sátira sobre las dificultades del día a día que la llevan desde los problemas fiscales hasta que te echen de un club de lectura por hacer que todos los miembros parezcan idiotas.

Brennan Reece. 6 pm, Pleasance Courtyard (until 28 August)
Excelente debut en el Fringe del ganador del premio al mejor cómico británico del 2015. Divertidos gags, una personalidad arrolladora y el toque satírico de Lancashire, juegan unidos en esta pieza ambientada en el salón de la casa de sus padres.

brennan reece

Brennan Reece. Photograph: Duncan Elliott

Kieran Hodgson: Maestro. 9.30pm, Voodoo Rooms (until 28 August)
Una historia sobre las dificultades para encontrar amor cuando eres un “perdedor” que dedica su tiempo libre a escribir música clásica en vez de jugar al fútbol.

Alan Cumming Sings Sappy Songs! The Hub (until 27 August)
Y como broche de oro, qué mejor que la oportunidad de ver a Alan Cumming cantando temas de Adele o Miley Cyrus en un cabaret improvisado. El actor escocés vuelve al Fringe después de una carrera llena de éxitos mostrando toda la fragilidad y el humor que tanta fama le han dado.

Sappy Songs Alan Cumming

Alan Cumming Sings Sappy Songs! Foto: Murdo Macleod para the Guardian

Posteado por: Concha Huerta | 29/07/2016

Azules son las horas

Llega el verano y con el tiempo para disfrutar de la lectura. El primer libro escogido, Azules son las horas, de Inés Martín Rodrigo, biografía novelada de la primera corresponsal de guerra española, Sofía Casanova. Una gallega testigo de cuatro guerras que vivió entre España y Polonia, fue la primera traductora de Quo vadis al español y hasta fue nominada para los Premios Nobel. Una mujer increíble a la que no conocía.

Trasladada a vivir a Madrid con su madre y tras publicar unos versos en «El Faro de Vigo» su fama llega a la corte donde realizará varias lecturas e incluso Alfonso XII sufragará «Poesías», su primer libro. «La Gaceta de Madrid» le abre sus puertas, y un polaco de visita en la capital, Wincenty Lutoslawski, su corazón. Polonia es el destino de la pareja.

Pero el matrimonio no resultó ser lo que ella esperaba. Infidelidades, desprecios, lágrimas. Su marido ansiaba un hijo que nunca tuvieron y ella se refugia en la escritura y en sus hijas; también en el aprendizaje de la nueva lengua. Los viajes se suceden al compás de los destinos académicos de su marido: Moscú, Londres, Kazán, donde él tendrá como alumno a Lenin. Al final la abandona por otra y ella vuelve por un tiempo a España.

Pero su vida ahora está en Polonia.  Sofía cubrirá el estallido de la Gran Guerra para «El Liberal», hasta que Torcuato Luca de Tena le propone ser la corresponsal de ABC en el frente oriental. Enfermera en uno de los hospitales de campaña, además de periodista, sus crónicas reflejan toda la crudeza de la Gran Guerra. Y a estas seguirán las de la Segunda Guerra Mundial, la Revolución Rusa, y las innumerables batallas por el control de Polonia su querida tierra de adopción, donde fallecerá en 1958 a los 96 años.

He disfrutado mucho con las páginas de Azules son las Horas, qué acierto el de Inés Martín Rodrigo de acercarnos a Sofía Casanova, testigo privilegiado de una época fundamental en la historia reciente. Una mujer única.

9788467047189-668x1024

Azules son las Horas de Inés Martín Rodrigo. Editorial Espasa. Barcelona 2016. 338 pags.

Posteado por: Concha Huerta | 20/07/2016

O’Keeffe en el Tate

Paseo por el Southwark. Cruzo el puente del Millenium hasta la antigua central eléctrica reconvertida en el Museo de Arte Moderno. Coronado con una alta chimenea, el Tate Modern acaba de estrenar ampliación, una pirámide de ladrillo diseñada también por Herzog & Meuron, los responsables del proyecto inicial en el 2000.

Cruzo la sala de turbinas, escenario de algunas exposiciones memorables, y me dirijo a la tercera planta donde el Tate Modern expone la obra de la norteamericana Georgia O’ Keeffe. Una artista poco conocida aquí, en Gran Bretaña no se conservan cuadros suyos. Una oportunidad única para disfrutar de esta pionera del modernismo.

Georgia O’Keeffe, tuvo una larga vida, falleció a los 98 años en Nuevo Méjico y se convirtió en la artista femenina más relevante en los círculos del Avant-garde norteamericano junto con su marido el fotógrafo Alfred Stieglitz. Esta exposición celebra los 100 años de su debut en la galería de su marido en Nueva York.

“Tengo ideas en mi cabeza que no se parecen a nada de lo que nadie me ha enseñado- formas e ideas tan cercanas… He decidido empezar de nuevo- deshacerme de todo lo que me han enseñado… Comencé con carboncillo y papel y decidí no utilizar ningún color hasta que no me fuera posible hacer lo que quiero hacer en negro y blanco”.

En la entrada encontramos las primeras obras que realizó cuando trabajaba como profesora de arte en Virginia y Texas. Algunos dibujos en blanco y negro que formaron parte de su primera exposición “291”. Y las primeras acuarelas que la caracterizarán como una gran paisajista. “Pinto porque el color es un lenguaje importante para mi”.

En la segunda sala, encontramos sus primeros cuadros al óleo. Un interesante trabajo de abstracción basado en la sinestesia. La relación entre la forma y la música, el color y la composición, y sus primeras abstracciones de flores. Y la famosa Líneas grises con blanco, negro y azul que tanta polémica suscitó en la época.

id_027_web_1

Georgia O’Keeffe. Líneas grises con blanco, negro y azul. 1923

En la sala cuarta Calle de Nueva York con luna, una de mis favoritos. En 1918, O’Keeffe se mudó a Nueva York donde se casó con Stieglitzel en 1924. La gran ciudad impregna sus lienzos en el resto de la década. En la quinta, encontramos obras inspiradas en el lago George donde la familia pasaba veranos y otoños. “Aquí me siento suavizada por el verde”. Su paleta se tiñe de verdes, castaños y dorados y sus lienzos de árboles, nubes y hojas.

newyorkwithmoon

Georgia O’Keefe. Calle de Nueva York con luna. 1925

En la sala sexta sus famosas flores pintadas hasta la década de los 50. Las primeras composiciones semi abstractas, como las delicadas calas, darán paso al realismo de flores ampliadas a tamaño gigante que permiten desvelar toda su belleza. Al fondo de la sala, Jimson weed/ White flower de 1932, que ostenta el récord de haber alcanzado el mayor precio en subasta por una artista, 44.4 Mll de dólares.

A mitad de los años treinta O’Keeffe descubre Nuevo Méjico. Pronto se ve seducida por la tierra y los colores del desierto, por los huesos del ganado que salpican las arenas, por las costumbres de los nativos. Comienza a pintar series de paisajes con distintas luces siempre explorando los sentimientos que le suscitaban. Las vistas desde los aviones de ríos y nubes le sirven de material para sus últimas obras.

9229-lot-11-okeeffe-jimson-weed

Georgia O’Keeffe. Jimson weed/ White flower. 1932

Georgia O’Keeffe. Tate Modern. Londres. Del 6 de julio al 30 de octubre de 2016

Posteado por: Concha Huerta | 07/07/2016

Londres, julio

Llego a casa agotada después de varios retrasos y de esperar a las maletas casi 1 hora.  El aeropuerto atestado de gente. Ya se sabe que en julio y agosto viajar es complicado. En casa abro la ventana y una brisa fresca renueva la sala, los 18 grados se agradecen después de los 35 grados de Madrid estos últimos días.

Al día siguiente me despierta la luz a las 5.am. Se nota que estamos más al norte. M está muy ocupada, apenas la veo hasta la cena. Una visita al físio. Tuve que subir y bajar varias escaleras cargando con la maleta. La línea directa a casa estaba cortado por obras. Con habilidad Jill deshace contracturas y extiende tendones y músculos. Para mí ir al físio es como pasar una “revisión” de chapa y pintura.

A la mañana siguiente, algo dolorida, me aventuro al parque Victoria para hacer un poco de ejercicio. La brisa sobre la hierba fresca me levanta el ánimo. Los jardines de mis vecinos inundados de rosales salvajes. Recibo un mensaje de mi madre. La pobre en Madrid sigue cocida. Yo cada vez llevo peor el calor. Así que pasar julio al fresquito en Londres al final no va a ser mala idea.

En la agenda, dos exposiciones y una visita a la costa. Queremos aprovechar el buen tiempo para conocer un poco mejor nuestra zona. Espero que el tiempo se mantenga y no llueva mucho. La semana pasada me dice M que no paró de llover ni un día. Londres, Madrid, tan lejos, tan cerca. Ahora un poco más lejos por el Brexit, qué pena.

DSC_0741

Londres. 5 am. Foto: C. Huerta.

Posteado por: Concha Huerta | 30/06/2016

Caravaggio en el Thyssen

Última semana de junio. Trabajo, familia, amigos. La agenda al completo tras una larga temporada en Londres. El verano se estrena en Madrid con energía. Una brisa cálida serpentea entre aceras salpicadas de terrazas. El sol omnipresente eleva las temperaturas por encima de los 35 grados. La horchata y los granizados de limón dan un respiro.

Aprovecho para acercarme al Thyssen y me reencuentro con Caravaggio, el pintor lombardo del que El Palacio Real también expone obra este verano. La exposición se centra en el valor de su obra como inspiración para los pintores de la Europa del 1600. Holanda, Flandes, Francia se rindieron ante la maestría de sus claroscuros y la vitalidad de sus lienzos.

Caravaggio llega a Roma en 1592 y comienza a retratar escenas cotidianas, como el Muchacho pelando fruta o la Buenaventura hasta que llama la atención del cardenal Del Monte que le toma bajo su protección y le encarga los cuadros para la Iglesia de San Luis de los Franceses. Cuando termina hacia 1600, Caravaggio se convierte en el pintor de moda en Roma. Su carácter levantisco y su afición a las reyertas le llevarían al exilio y a una muerte incierta.

La Santa Catalina de Alejandría, joya del Thyssen, el Muchacho mordido por una lagartija, el San Juan Bautista en el desierto, son algunas de las obras maestras que se pueden admirar en este recorrido.

Por aquella época el joven Rubens llega a Roma ansioso de conocer nuevas técnicas. Aunque de temperamentos distintos, Caravaggio y Rubens compartirán una energía similar que les permitirá romper con las rígidas normas que imperaban en la pintura a finales del s. XVI.

Como Rubens, otros artistas viajaron a Roma para conocer su obra. Entre ellos Dirk van Baburen, Hendrick Ter Brugghen, David de Haen y Gerrit van Honthorst, Nicolas Régnier y Louis Finson o Simon Vouet, Claude Vignon, Nicolas Tournier y Valentin de Boulogne.  Acogidos por mecenas de la época que habían reunido una colección importante de obras de Caravaggio, volverían más tarde a su tierra, en  Utrecht o Francia, para seguir la senda del maestro.

STACATALINA

Michelangelo Merisi de Caravaggio. Santa Catalina de Alejandría. 1597.

Caravaggio y los pintores del norte. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid. Del 21 de junio al 18 de septiembre de 2016.

Posteado por: Concha Huerta | 16/06/2016

The Spoils

Ayer fuimos a ver la obra que el actor y escritor americano Jesse Eisemberg acaba de estrenar en el West End. The Spoils comenzó su andadura el año pasado en Broadway y ahora incorpora a dos británicos al casting. Se trata de una comedia agridulce sobre un joven rico que intenta sin éxito encontrar el amor y una carrera.

Ben vive en un apartamento de lujo en Manhattan, regalo de su padre, con un estudiante nepalí al que ha acogido y considera su único amigo. Expulsado de la universidad, vive sin un objetivo hasta que se encuentra con un antiguo compañero de colegio, que le comenta que va a casarse con la chica que fue su primer y único amor.

Egocéntrico, lleno de inseguridades y sueños absurdos, Ben, interpretado por el propio Eisemberg, no le cae bien a nadie y menos a la novia de Kalyan, interpretado por Kunal Nayyar,el único que consigue calmarle tras sus ataques de pánico. Cuando el amigo del colegio aparece con su novia, los sentimientos de Ben explotan.

Eisemberg borda este tipo de personajes, el mismo ha confesado que prefiere escribir sobre sus debilidades que ir al psiquiatra. Kunal Nayyar esta sobresaliente, en la línea de su papel en The Big Bang Theory, curioso verle en escena, como también sorprende Alfie Allen de Game of Thrones, en su debut en las tablas. Katie Brayben borda a la novia, no hay que olvidar que ya ganó un Olivier por su interpretación en Beautiful.

The Spoils es una obra inteligente con actuaciones sobresalientes. Por una vez las celebridades se han hecho con un merecido espacio en el West End. Una obra interesante para este verano en Londres.

the spoils

The Spoils de Jesse Eisenberg. Trafalgar Studios Studio 1. Londres. Hasta el 13 de agosto de 2016.

Posteado por: Concha Huerta | 10/06/2016

God save the Queen

10 de junio, 9 de la mañana. Todo preparado en la Catedral de St Paul para recibir a la Reina Elizabeth II. Este fin de semana continúan las celebraciones de su 90 cumpleaños que comenzaron el 21 de abril, fecha real de su nacimiento. Además coincide con el 95 aniversario del Duque de Edimburgo. Los británicos tienen reyes para largo.

Las calles de Londres enarboladas de banderas muestras orgullosas el cariño de este pueblo por una reina que les acompaña desde hace casi un siglo y que ha superado el año pasado los años del reinado de la también longeva reina Victoria, convirtiéndose en la soberana que ha reinado más años en Gran Bretaña. Todo un record.

Mañana sábado se celebra la parada militar Trooping the color, una tradición que celebra oficialmente el nacimiento de los monarcas británicos desde 1760. Su majestad la Reina Elisabeth II pasara revista a las tropas para terminar admirando una exhibición aérea de las RAF desde el balcón del palacio de Buckingham junto a toda su familia.

Y el domingo, el parque de St James se transformara en la mayor fiesta callejera de su historia para celebrar el patrocinio de la Reina de más de 600 causas benéficas a lo largo de sus 63 años de reinado. Un broche de solidaridad para unas celebraciones que como no podría ser de otro modo serán verdaderamente únicas. God save the Queen.

london june 2016

Regent Street, 10 de junio de 2016. Foto: C.Huerta

Posteado por: Concha Huerta | 02/06/2016

GLENN

Aria
Ellos no te conocen como yo. Por espacio de unos minutos te encuentras desorientado. Lo sé. Perdido. A oscuras en el laberinto de una ceguera que nada tiene de visual. Por ello, para no aventurar un paso en falso, tus pies orbitan alrededor del piano: un Yamaha tan negro y lustroso que asemeja un espejo.

Así comienza Glenn, la biografía que Alejandro Castroguer dedica a Glenn Gould, el pianista canadiense, famoso por sus excentricidades y por las 2 grabaciones que hizo de las variaciones Goldberg con 24 años y con 48, nunca superadas, que ahora acompañan mi lectura.

Lo primero que llama la atención de la novela es su estructura. Entre dos arias, treinta capítulos de extensión idéntica que desvelan la vida y pasiones de este genio marcado por el amor a la música. La misma estructura de las variaciones Goldberg que Bach compusiera en 1741. Un encargo del Conde Keyserlingk para que el clavicordista  Goldberg, destacado alumno de Bach, lo entretuviese durante sus largas noches de  insomnio.

Hablan las manos, pues no paran quietas. pero también sus ojos, que cartografían todo cuanto le rodea: los haces de cables, el ataúd que es el Steinway, las luces, las sombras de quienes van y vienen en torno suyo, esas pisadas que orbitan a su alrededor. Todavía no se atreve a mirar a nadie. Le basta con sentirlos al otro lado de la timidez. 

Castroguer combina dos voces, la de un narrador demasiado implicado en la genialidad de este pianista y la del propio Glenn imaginada tras una documentación exhaustiva. Porque a pesar de tratarse de un cuento, como el mismo lo define, se trata sin duda de una de las mejores y más fieles a aproximaciones a la vida del artista.

Tantos años después la música de Bach sigue siendo esa isla a la que corro a esconderme cuando flaquean la voluntad y el ánimo. En ella cabe todo: la desazón, la desconfianza, los temores que he ido acumulando . Todos los naufragios del mundo. Bach como fondeadero. Puerto en mitad de la tormenta. Último refugio.

Confieso que Glenn Gould me sedujo desde que descubrí su interpretación tan personal de las variaciones Goldberg. La música brotando como un manantial en primavera. La transformación de su cuerpo a través del piano, la extraña silla sobre la que se balanceaba en éxtasis mientras Bach fluía por sus venas. Os regalo al final unas imágenes para que tambien podais disfrutarla.

Ahora he podido acercarme al día a día del maestro canadiense. Un ser frágil e huidizo, enamorado de los coches, los animales y la música, que resplandecía junto a su querido Yamaha, perfecta sintonía entre hombre e instrumento, que gracias a esta magnífica biografía de Alejandro Castroguer, se hace más viva que nunca.

Y es que solo otro artista, como el propio Castroguer, podía imaginar con tanta agudeza los entresijos del alma de Glenn Gould, el pianista más admirado del pasado siglo. Merecidísimo Premio Jaén de Novela.

Aria… Se que lo sabes. Que estoy aquí solo por ti. Tras dedicarme una sonrisa de complicidad, estiras los brazos y extiendes los dedos. La niebla se disipa. Y amanece, radiante, la música de Bach.

Glenn-Castroguer

Glenn. Alejandro Castroguer. XXXI Premio Jaén de Novela. Ed. Almuzara. 2015. 270 págs.

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.127 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: