Posteado por: Concha Huerta | 20/04/2010

Nubes y tierras

Colas, cancelaciones, cataclismos. La Tierra se revela con mensajes incandescentes. Las nubes cubren portadas de diarios y empañan escándalos, discursos e hipocresías. El cielo se oscurece y paraliza las metrópolis. Miles de almas atrapadas en aeropuertos inertes. La fragilidad del hombre moderno frente a la fuerza incontestable de la madre naturaleza. Maletas sin destino. El hombre en su afán de abandonar tierras agotadas por ancestros.

Como los personajes de Jhumpa Lahiri, revelación de las letras norteamericanas, nacida en Londres y residente en Rhode Island. Tierra desacostumbrada. Emociones, secretos, historias de familias de origen bengalí en los Estados Unidos que van más allá de las experiencias de inmigración y se empapan de seres de carne y hueso. Padres e hijos, hermanos y hermanas, maridos y mujeres, amigos y amantes. La mirada de Jhumpa Lahiri sobria y delicada y sobrecoge y deslumbra.

Ruma recibe postales de París y  Roma. Las primeras letras en treinta y ocho años de un padre que comenzó otra vida. Celos, incomprensión, silencios, la sorpresa ante un ser desconocido, capaz de enseñar bengalí a su nieto y cultivar hortensias entre rastrojos en la trasera de la cocina. Hortensias, el tributo al amor a su madre fallecida.

Al igual que su mujer, Ruma estaba ahora sola en un lugar nuevo, abrumada, sin amigos, ocupándose de una criatura, todo lo cual le recordaba demasiado a los primeros años de su matrimonio, los años que su esposa nunca le había perdonado.

El cielo y el infierno. El deseo oculto de otra madre que se descubre ante el dolor de una hija abandonada. Sentimientos que Jhumpa Lahiri desentraña con la maestría de quien consiguió el Pulitzer con el primer libro de relatos, Interprete de emociones.  

Tenían en común todo aquello que no tenían en común ella y mi padre: el amor por la música, el cine, la política izquierdista, la poesía. Eran del mismo barrio del norte de Calcuta, las casas de sus familias a un paseo una de otra. Conocían las mismas tiendas, los mismos trayectos de autobús y tranvía…  A mi padre le gustaba el silencio y la soledad. Se había casado con mi madre para aplacar a sus padres, que estaban dispuestos a aceptar su abandono siempre y cuando tuviera esposa. Estaba casado con su trabajo con su investigación y existía en el interior de una concha que ni mi madre ni yo pudimos atravesar.

Hema y Kaushik comparten unos meses una habitación infantil. Dos vidas dispersas plagadas de actividad y parejas truncadas hasta que el destino las reúne en una terraza de Roma. Un fin de semana en la Toscana les mostrará la plenitud de la vida. Una vida que les será negada por las circunstancias y los designios de la tierra.

Todos tenemos un poco de esos seres apátridas que Jhumpa Lahiri describe en sus relatos.  Seres que se enfrentan al destino con la fuerza de la juventud y de los ideales compartidos. Con sus pieles doradas, largas cabelleras y ojos de basalto. Con los temores y deseos de quienes atesoran en el corazón el anhelo de la tierra, empañando la nube de  sus recuerdos.

Tierra desacostumbrada. Jhumpa Lahiri. Traducción de Eduardo Iriarte. Editorial: Salamandra. Barcelona 2010. 348 págs.


Responses

  1. La ímagen del principio del relato, me parece muy acertada para intoducir la presentacion del libro. Una humanidad cada día más apátrida que piensa ser dueña de su destino pero que en definitiva no controla nada,”maletas sin destino”. Una prosa muy elegante para presentar un libro que ahonda con delicadeza en la jungla de los sentimientos.
    Un saludo,

    • Estamos viviendo unos acontecimientos inverosímiles. Quiza sea un modo de llamarnos la atención de la Naturaleza.
      Gracias por pasarte

  2. Me gusta leer libros de otras culturas, de otras miradas, de otras maneras de sentir. Me apunto el nombre del libro y autora.
    Creo que necesitaría dos vidas y media para leer todo lo que quiero.
    Salut

    • Dos o tres vidas por lo menos. De ahi que seleccione tanto antes de recomendar una lectura. Por cada libro que recomiendo quedan seis o siete en la estantería. Espero que mi selección ayude a quienes disponen de poco tiempo para los libros.
      Un saludo

  3. Desde esta tierra vapuleada, contrastante y diversa te envío un gran abrazo. Siempre es un tremendo placer leer tus crónicas. Esto no es la excepción. Concuerdo con Anne que has logrado darle una introducción muy acertada.
    Envidia me da la jardinera de hortensias. Tienen esa virtud los nativos de Bengala y alrededores, en los peores escenarios logran hermosas maravillas. Sabiduría simple de las cosas que nos enriquecen el alma.
    Un saludo, todavía con bigote de chocolate 🙂

    • A mi también me sorprende la capacidad de ciertas gentes de arrancarle flores a la tierra yerma de algunas culturas . Un saludo.

  4. Dear Conchi… Tus palabras acerca de “Tierra Desacostumbrada” provocan su lectura. Tienes un buen dominio de la palabra escrita así como la síntesis de tus ideas al expresarlas, lo que hace de tu comentario y recomendación del libro una tarea obligada.
    Saludos

    • Gracias por tus palabras. Un saludo

  5. Hola, he llegado a tu Blog por el de Chrieseli…y me ha gustado mucho lo que encontré. Tengo tantos libros apuntados, que como alguien dijo por ahí, necesitaría otra vida entera para leer todo lo que quiero…ahí es donde la tarea de gente como vos es fundamental, porque aunque uno no llegue a leer en todos los casos, puede conocer lo que hay en oferta, pero además, rozar aunque sea la obra y el autor que no conocemos y eso nos enriquece y nos amplía el espectro. Saludos! y pasaré de nuevo.

    • Me alegro que mi reseña te sirva para acercarte a esta estupenda autora. Un saludo y bienvenida a mis letras

  6. Gracias por añadir como siempre con tanta elegancia esta “Tierra desacostumbrada” a la amplia lista de recomendaciones llegadas desde la que bien defines como “nube de letras”. Me ha gustado de nuevo mucho tu entrada Concha. De todas las bonitas frases que escribes hoy puede que me quede con “La fragilidad del hombre moderno frente a la fuerza incontestable de la naturaleza”. Un saludo.

    • Gracias a ti. La verdad es que la Naturaleza esta recordando continuamente los límites que el desarrollo moderno no quiere admitir. El hombre que a veces olvida que es un invitado de este planeta.
      Un saludo

  7. Hola Concha, como el resto de los comentaristas te agradezco la labor de búsqueda y difusión de libros y materiales por el estilo. Es una buena manera de conocer más y abrir la cabeza.
    Te felicito!

  8. Gracias a ti por pasarte.
    Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: