Posteado por: Concha Huerta | 13/12/2011

Musas

Leo la prensa entumecida por otra noche de insomnio. Las musas me visitaron de madrugada y me atraparon en sus letras. Rellene página tras página con palabras que fluían de la certeza de quien comparte un misterio. Historias hilvanadas entre fantasías y recuerdos hasta que los primeros rayos las desterraron a su reino. La visita me dejó extenuada. Ya tendré otras noches para recuperar mi cuerpo extenuado.

Y el caso es que me fui a la cama cansada tras una jornada intensa y una semana plagada de citas. Una semana sin tiempo para meditar sobre los problemas que se entrelazan últimamente a cada uno de mis días. Alguna inquietud debía carcomerme el alma cuando a las cinco y cuarto las musas me arrastraron a sus danzas, liberando temores y deseos en un frenesí de pareados y cuartetos.

Termino el desayuno con las sienes doloridas. Tras la ventana el sol baña terrazos y ramas. El cielo se tiñe de nubes, la ciudad me saluda con sus bocinas. Al arreglar la cama recojo un manojo de hojas emborronadas con letra hermética y las guardo en una carpeta junto con otras hermanas, frutos de otros desvelos, a la espera de que las musas terminen el relato de mi vida.

Danza de Apolo con las musas. Giulo Romano. 1514


Responses

  1. Bellas letras…
    ¿Quién era la musa de Borges?

    – Él decía que su musa llegaba a través de los sueños, a veces de las pesadillas. Los dejaba reposar y luego analizaba si el material de los mismos servía o no para un poema o una prosa.
    Te sigo, aunque a veces no tan seguido…
    Un saludo¡

    • Gracias por compartir estas musas de Borges que al parecer también juegan conmigo. Si al menos pudiera rescatar su esencia… Un saludo

  2. Es una bonita noticia el saber que estás escribiendo el relato de tu vida, pero ten a las musas a raya, ya ves que te dejan extenuada.
    Un fuerte abrazo

    • Le pedi a los Reyes que pueda terminar una novela que llevo tiempo escribiendo, demasiado. Las musas de vez en cuando salen a mi encuentro y me ayudan pero solo cuando quieren. un saludo

  3. En realidad, el relato de tu vida lo terminarás tú, no las musas, pero sé a lo que te refieres. Tampoco yo he descansado bien; este frío me mata. Bonito texto.

  4. Podrías poner un horario de visitas, pero supongo que no serviría de nada. Y es mejor que te visiten, aunque sea a esas horas, a que se abstengan de hacerlo.

    En espera del “relato de tu vida”, te deseo una feliz Navidad.

    Saludos.

  5. A esas musas hay que recibirlas cuando entran sin llamar, eso significa que están inspiradas y que te envolverán entre palabras que salen solas…aunque termines agotada, si esa inspiración dió resultado, la visita de esas musas mereció la pena…
    Feliz tarde Concha…te dejo besitos dorados

    • Ay las musas. Que haríamos sin ellas. Un besito guapa

  6. lo importante es que se aparezcan las musas, en este caso al llamado de un recuento de un camino recorrido por esta vida. Suerte. saludos

    • Cuando las necesitas nunca aparecen. En fin, esta es la triste historia del escritor, que os voy a contar. Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: