Posteado por: Concha Huerta | 19/10/2012

Entre nubes

Amanece diluviando. Cierro ventanas, luces y puertas. Nuno me espera en su taxi con un paraguas y una sonrisa. Camino de vuelta al aeropuerto. Las colinas de Sintra se pierden bajo un espeso manto blanco. La humedad se entrelaza a mis huesos. Menos mal que hay poco tráfico.

Aeropuerto, mostradores, megafonía. Una botella de agua y un bocadillo de queso. Fluorescentes. Rostros desconocidos. Prisas. Sillas de plástico. El avión que por fin se acerca. Viajeros malhumorados salen cargando maletines con ruedas. Nosotros en la sala esperamos nuestro turno.

Me siento en una butaca estrecha y dura. El bolso entre las piernas, las rodillas rozando la mesita. A mi lado se acomoda un hombre entrado en años. Su aroma me golpea con sarcasmo. Fuera, una luminiscencia ceniza de lluvia. Saludos, motores, despegue. Lisboa se encoge tras la ventanilla en un suspiro.

Cierro los ojos e intento abandonarme al sueño. Como envidio a los que consiguen dormir en los vuelos. Me arrebujo junto a la ventanilla. Las nubes se van deshaciendo sobre la meseta. Montañas sin relieve se cubren de verde oscuro, riberas azuladas serpentean a cámara lenta. Tantos viajes y todavía me sorprende pasear entre nubes.

Foto: C. Huerta


Responses

  1. Podemos subir a saludar a las nubes y más tarde ellas nos devuelven la visita amablemente.
    También podemos quedar en un lugar intermedio, nosotros subimos a la montaña y ellas amablemente bajan.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

    • Que hermosa parábola la de quedar en un lugar intermedio. un saludo

  2. La nubes de algodón nunca pierden su encanto. Tampoco la admiración que se siente estar entre ellas., gracias por compartir tus experiencias… un abrazo y muchos besos Rub

    • Es como si desde la ventanilla nos adentraramos en el reino de las aves. un saludo

  3. Un espectáculo delicioso: contemplar las nubes y hundirse entre ellas, para después salir y contemplar el cielo azul.
    Un abrazo

    • Nubes y cielo. Ese punto de vista que compartimos con los ángeles. Un saludo

  4. Volar es maravilloso, Concha. Me pasa como a ti: soy incapaz de echarme siquiera una cabezadilla en un avión, aunque esté agotada. En fin… Por tus posts, deduzco que apenas pasas unos días en Madrid al año.

    Buen fin de semana, aunque sea lluvioso.

    • Las circunstancias de la vida a veces te vuelven nómada. A mi ahota me ha tocado pasearme entre aeropuestos, más de lo que yo quisiera. Un saludo. Un saludo

  5. No paseas sola, muchos entre ellos yo viajamos contigo.
    Resérvame si puedes una nube blanca, para soñar. !
    Hasta pronto.

  6. La descripción perfecta propia de un viaje por las alturas…viajar entre nubes para mí es una experiencia maravillosa, y aunque no viajo mucho….siemprre espero con entusiasmo la oportunidad de volver a volar…
    Un abrazo Concha…muak!

  7. Se nota que eres una gran viajera. En pocas palabras has reflejado la nostalgia de la partida, el desasosiego de la espera y por fin, la magia de volar… a pesar de todas sus incomodidades.
    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: