Posteado por: Concha Huerta | 10/09/2014

Superluna

La casa cubierta de sábanas. Camino de vuelta al aeropuerto. No sé cuantas maletas preparé este año. A veces me parece que vivo como un transeúnte entre ciudades opuestas. Una cosmopolita, inundada de palacios de cristal y gentes sin aliento, otra resguardada de la brisa entre baldosines azules y amarillos y adoquines de piedra.

Los sonidos de la metrópoli se desvanecen hasta fundirse con la naturaleza, algún ladrido perdido, dos gaviotas alejándose en el horizonte. El aire limpio y húmedo restaura la piel agrietada por falta de sueño. A mediodía cita en la terraza del Albatroz. Limonada y un caipiriña. Despedidas. Nuestro último almuerzo juntas.

Vuelvo a casa bordeando la playa. El mar enciende sus aguas en la marea alta, los últimos rayos del sol se tiñen de naranja. Una esfera brillante asoma su rostro meláncólico entre cúmulos furtivos, por fin llegaron las lluvias. La última luna no pidiste verla perdida entre las nubes de Londres. Superluna de septiembre, algunos la llaman. Por un momento la luna me regala una sonrisa.

luna cascais

Foto: C. Huerta


Responses

  1. Una luna cargada con la melancolía de el cierre de una temporada dulce. Saludos.

  2. Qué bien describes los momentos íntimos, de tu trajinar.!
    Siempre te leo aunque no comente, porque es un placer hacerlo.
    Hasta pronto.

    • Gracias Stella, que alegría contar con tu presencia. Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: