Posteado por: Concha Huerta | 02/01/2017

Comenzando con Dudamel el Año Nuevo.

Este año tuvimos una salida de año espléndida en compañía de amigos frente al Océano Atlántico. Una copa de champagne, fuegos artificiales y baile. Y que no falten las 12 uvas, nunca nos olvidamos de nuestras raíces. El primer día del año tocó descanso. Nuestra máxima aspiración, una butaca frente a la Tv una taza de té bien cargada. Nunca me pierdo el Concierto de Año Nuevo.

Comienza la retransmisión, las puertas del Musikverein se abren y la cámara nos conduce hasta la famosa Sala Dorada donde los afortunados que han conseguido una butaca, hay tanta demanda que se otorgan por sorteo, disfrutan de un concierto único inaugurado en 1931 con piezas de la familia Strauss.

En la batuta Gustavo Dudamel, pletórico y con una enorme sonrisa. Cuentan que cuando el primer violín de la Orquesta Filarmónica de Viena le llamó para ofrecerle el concierto, Dudamel dio un grito de alegría. No me extraña. A sus 35 años, se ha convertido en el maestro más joven en dirigir el Concierto de Año Nuevo. Toda una hazaña.

Las piezas escogidas este año resultan optimistas y alegres, con polkas rápidas y despreocupadas de Johann Strauss hijo y padre y siete piezas que no se habían incluido antes en este concierto. Entre ellas, la polca Pepita, con sus castañuelas, un homenaje de Johann Strauss hijo a la bailarina española Pepita de Oliva que causó furor en la Viena de 1853.

Nos dejamos acunar por sus compases armoniosos, entre imágenes de una Viena imperial poblada de palacios y museos. Dudamel transmite ilusión y alegría. Su rostro me recuerda a un niño travieso jugando con una batuta. Espero que no pierda nunca esa frescura. La orquesta impecable, estrenando diseños de Vivienne Westwood y su marido para conmemorar su 175 aniversario.

Al final no puedo evitar levantarme y danzar al compás del Danubio azul de Johann Strauss hijo. No importa cuántas veces lo escuche, siempre me contagia con su ritmo perfecto. Después toca dar palmas al son de la Marcha Radetzky de Johann Strauss padre, el broche obligatorio de este gran concierto. Y terminar aplaudiendo a Gustavo Dudamel frente a esta gran orquesta. El mejor modo de comenzar el año 2017.

”Vivimos en un tiempo de un poco de caos, pero como, filosóficamente hablando, cada caos tiene un orden”, la música puede ser “una posibilidad de recibir esperanza y belleza para así comenzar un año nuevo”, comentó Dudamel antes del concierto. Cuánta razón tiene.

dudamel-concierto-ano-nuevo-2017

Gustavo Dudamel al frente de la Filarmónica de Viena. Concierto de Año Nuevo 2017. Foto: Ronald Zac.

Si pulsáis en el link en rojo de abajo podréis disfrutar de la Marcha final del concierto. !Feliz Año 2017!

http://www.rtve.es/drmn/embed/video/3851523


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: