Posteado por: Concha Huerta | 23/05/2017

Familia

Una semana en Madrid cargada de eventos familiares. El cumpleaños de mi madre, cenas de hermanos, el bautizo de la pequeña Sonsoles.

Primera parada desde el aeropuerto en casa de mi madre. En abrazo tierno, las expresiones de júbilo, las lágrimas en los ojos, las palmas, el arranque por bulerías. Hay que ver lo que le gusta bailar a mi madre. Le puede la sangre jerezana. Una fiesta que se repite cada vez que vuelvo a verla. El lunes la primera celebración con mis hermanos y sobrinos. Una mesa en El Paraguas, el restaurante favorito de mi madre.

Gazpacho con bogavante, chipirones en su tinta. En Londres como poco marisco. En la mesa un revuelo de voces compartiendo proyectos y noticias, hace tiempo que no coincidimos. Mi madre se concentra en rebañar el gazpacho con bogavante, no deja ni rastro. En los postres una tarta de queso en forma de corazón con su velita. Unimos nuestras voces en un canto para felicitarle el aniversario. Mi madre un poco aturdida sopla la vela y sonríe. Un año más compartimos la dicha de poder celebrarlo juntos.

El miercoles cena con hermanos. Verduritas tiernas en El Qüenco de Pepa y berberechos al vapor acompañados de sus famosos tomates, cultivados en su huerta de Ávila con semillas recuperadas de la zona y regados con agua de manantial. Nada que ver con los que encontramos a diario en los supermercados. Una delicia. La sommelier, muy simpática, nos descubre un tinto impresionante, Rento de 2011, un Ribera del Duero de paladar exquisito que anoto en mi libreta de favoritos.

El sábado la pequeña Sonsoles es la protagonista. Padres y padrinos la acompañan a la pila bautismal inundados de dicha. Dos familias que se unen para compartir la alegría por una nueva vida. Las voces del coro y de la chiquillería alegran los muros de piedra, un centro de rosas al pie del altar nos recuerdan que hoy es un día de dicha. Tras la ceremonia, nos trasladamos a la casa de los abuelos. De nuevo la familia y familiares políticos a los que hacía tiempo que no veía, el bullicio de los amigos de una nueva familia. Brindis, canciones y risas que se alargan hasta que el sol desaparece en el horizonte madrileño.

SanManuel y SanBenito

Iglesia de San Manuel y San Benito. Madrid. Foto: C. Huerta


Responses

  1. Que bonito todo Conchita ;muchos besitos… Mi hermana siempre fue Maravillosa¡¡¡

    Enviado desde mi iPad


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: