Posteado por: Concha Huerta | 05/04/2017

Restaurantes en Londres: The Frog

Quería recomendaros The Frog, el restaurante del chef Adam Handling en Spitafields. Ganador del título Mejor Chef escoces en 2011 y 2015 y  chef más joven de la historia del hotel Fairmont St Andrews, Adam Handling abrió The Frog el verano pasado en Londres, incorporando a la mayoría del equipo de su anterior restaurante en Westminster.

The Frog tiene un cierto aspecto bohemio, descontraído, con paredes de ladrillo visto y una terraza cubierta que amplía este espacio en el corazón del Shoredich, uno de los barrios más de cool de Londres. La carta sin embargo esta muy elaborada. A sus 28 años, Adam Handling despliega una intuición para mezclar sabores y texturas sobresaliente.

Como entrantes  probamos las “tapas británicas” verdaderas protagonistas de la carta. Pan de masa madre recién horneado con mantequilla de pollo con un toque de sal. Una tostada con tomate y albahaca muy crujiente, unos bastoncitos de remolacha en varias texturas muy curiosos, una patata ahumada con cebollitas tiernas de sabor diferente.

Después probamos filetes de caballa con yogurt y algas de sabor intenso y unos chipirones tiernos con piel de patata crujiente, ajo negro y crema ácida, sobresalientes, pedimos un segundo plato de refuerzo. También nos gustó el cordero con ajo salvaje y salsa de hierbas en su punto. Como los platos son pequeños nos recomendaron pedir 3 o 4 a cada una.

Para terminar probamos una mus de chocolate con toffe y cerezas, deliciosa y un postre de fruta de la pasión, ron y coco muy refrescante. Los platos muy elaborados no pierden sin embargo ni un ápice de su sabor, se nota la calidad de las materias primas y se convierten en una delicia para los sentidos. The Frog es ya uno de nuestros restaurantes favoritos en Londres.

the-frog-main

Adam Handling en la terraza de The Frog. Foto: Matt Writtle

20170330_211951Las patatas  ahumadas con cebollitas y nabo

20170330_210812

Chipirones con ajo negro. Fotos C. Huerta

The Frog by Adam Handling. 2 Ely’s Yard, Old Truman Brewery, Hanbury Street E1 6QR. Email: bookings@thefrogrestaurant.com, Tel: +44 (0)20 3813 9832

Posteado por: Concha Huerta | 27/03/2017

Madrid, Primavera

La semana pasada comenzó la primavera. El puente de San José el sol nos regaló unos días veraniegos, pero la entrada oficial de la primavera trajo consigo un frente frío, tan frío que  incluso nevó el jueves. Hacia años que no veía copos tan gruesos.  El viernes y el sábado continuaron las heladas, caprichos de la Naturaleza que pasa de 24 a 4 grados en tres días. Parece que  la ausencia de manchas solares en esos días enfría nuestro planeta. En cualquier caso, qué frío hemos pasado en Madrid estos días. 

El domingo volvimos a disfrutar del sol y las temperaturas ascendieron a 15 grados. Paseo con la cámara por El Retiro. Una tregua a los coches y el asfalto que domina el centro de Madrid. Las ramas relucen con el sol de mediodía y parecen más erguidas. Me acerco y descubro que cada punta se ha alargado  hasta transformarse en una yema de vida. De aquí a poco brotarán de nuevo centenares de hojas que vestirán el resto del año con alegría.

La hierba de un verde intenso salpicada de margaritas. El murmullo de la ciudad se aleja mientras dos mirlos se saludan en las alturas. En medio de la pradera un cerezo cargado de pétalos rosados. Dos abejorros se emborrachan de polen y néctar. Siempre me ha sorprendido que los frutales desplieguen sus flores antes de cubrirse de hojas. Su aroma me envuelve en una nube de sosiego y esperanza. Bienvenida sea la primavera este año.

esperando la primavera

cerezos

magnoliasFotos: C. Huerta.

Posteado por: Concha Huerta | 17/03/2017

Travesties

Quería recomendar una de las últimas obras que hemos visto en Londres. Se trata de Travesties (Parodias), nueva adaptación de una de las primeras piezas de Tom Stoppard, autor de Arcadia y del guión de Shakespeare in Love. Travesties es una comedia centrada en un personaje, al parecer real, que aparece en un cameo en el Ulises de James Joyce.

El anciano Henry Carr, brillantemente interpretado por Tom Hollander en su vuelta a las tablas británicas, intenta recordar a los personajes ilustres que conoció en el Zúrich de 1917 cuando era cónsul británico. Entre ellos James Joyce, Peter McDonald,  que estaba montando La importancia de Llamarse Ernesto de Oscar Wilde ese año en la ciudad suiza, y que incluso llegó a ofrecerle el papel protagonista.

En la historia aparecen también el alocado poeta dadaísta Tristan Tzara, Freddie Fox, y hasta Lenin, Forbes Mason, que estaba intentando volver de incógnito con su mujer a Rusia tras la revolución bolchevique. El grupo se completa con la bibliotecaria Cecily y la hermana del cónsul, Gwendolen, interpretadas por Claire Foster y Amy Morgan. Tampoco falta el mayordomo, sospechosamente versado en los asuntos políticos de la época.

Las escenas se repiten por los problemas de memoria del protagonista, mezclando crítica social de clases, conversaciones filosóficas sobre el valor del artista y puros celos por un absurdo malentendido, muy en la línea de la pieza de Oscar Wilde. Los diálogos de Stoppard son brillantes, todo un homenaje a sus autores favoritos y los actores sobresalen en esta función en la que no faltan danzas, cantos ni desde luego carcajadas.

travesties

 Tom Hollander como Henry Carr

Gwendolen, Cecily, Joyce

Amy Morgan, Peter McDonald  y Claire Foster como Gwendolen, Joyce y Cecily

Travesties de Tom Stoppard. Dirigida por Patrick Marber. Apollo Theatre. West End. Londres. Hasta el 29 de abril de 2017.

Posteado por: Concha Huerta | 12/03/2017

Londres, marzo

Comenzamos el mes entre corrientes heladas y lluvia fina. La niebla se despereza tranquila. El cielo perennemente cargado de un gris plomizo. De cuando en cuando intervalos de luz entre lluvias que nos animan a salir a la calle con un toque de esperanza y  entusiasmo. Hay que aprovechar mientras no llueve para tachar de la lista compras y citas.

Al entrar en las tiendas una sensación de calor que apabulla. La diferencia de temperaturas entre la calle y los interiores es realmente exagerada, sospecho que en invierno aquí casi no se ventila. Imposible no pillar un constipado que luego tardamos en despachar dos semanas. La humedad se cuela entre la ropa hasta los huesos. Entre salida y salida, una taza de té reconforta el espíritu.

El domingo pasado un día increíble. Las cuatro estaciones fundidas en una sinfonía de nubes, viento y  aguanieve coronada con un arcoíris inmenso. Hacía tiempo que no disfrutaba de un espectaculo tan bello. El lunes vuelta a la niebla y a los grises. Frío, niebla, llovizna. La rutina de un invierno británico. Pasan los días.

El sábado nos sorprende un cielo azul sin limites. La luz inunda el salón bendiciendo las orquídeas. Salgo a enviar una carta, me sobra el abrigo y la bufanda. Los cerezos del vecino hinchados de capullos rosados, las ramas desnudas engrosando sus puntas. Una brisa cálida me arranca una sonrisa.

En el patio de enfrente cuatro niños corretean empujando una bola entre dos porterías de madera blanca, la vecina de al lado poda rosales escuchando música. El vecino de la esquina saca del coche cajones repletos de macetas coloridas. El barrio se anima con la primavera que llega.

P_20170305_145523_SRES

P_20170304_175224_SRES

P_20170309_080641_SRES

Londres, marzo 2017. Fotos: C. Huerta

Posteado por: Concha Huerta | 28/02/2017

Figuras Ocultas

Quería recomendar Figuras Ocultas (Hidden Figures), una de las candidatas a Mejor película en los últimos Oscar. Se trata de la adaptación del libro de Margot Lee Shetterly, sobre el papel de las mujeres de color en el lanzamiento de la carrera espacial en USA.

Año 1961, en plena Guerra fría la URSS lidera el programa espacial tras completar su primera órbita espacial el Sputnik. El presidente Kennedy presiona a la recién creada NASA para que pongan a su propio astronauta en el espacio. Los problemas no son pocos. Desde el punto de vista de la ingeniería, las cápsulas perdían sus escudos protectores en los túneles de viento, se desconoce cómo reacciona el cuerpo humano en el espacio, y tampoco se sabe cómo hacer que la nave una vez en el espacio vuelva a la Tierra.

Todo eso requería una ingente cantidad de cálculos matemáticos, que antes de la instalación del primer computador IBM, se hacían a mano. Lo primero que me sorprende es descubrir que el departamento de computación de Langley estaba exclusivamente integrado por mujeres. Y no digamos el descubrir a un pequeño grupo de mujeres de color, verdaderos genios de los números, que trabajaban semi-ocultas en el ala oeste de Langley.

Katherine Johnson (Taraji P Henson) pasó de niña prodigio de la geometría a ser la primera mujer de color que trabajo en las órbitas espaciales, resolviendo no pocos problemas. Luego conocemos a Dorothy Vaugham (Octavia Spencer) con un talento natural para el liderazgo y la mecánica, y a Jannelle Monae (Mary Jackson), la joven que conseguiría ser la primera graduada en ingeniería en una universidad de Virginia.

A pesar de las dificultades de la segregación, fueron capaces de aplicar su genio a algunos de los mayores problemas con que se encontraban la NASA, y su aportación resultó vital para que John Glenn pudiera completar su primera órbita alrededor de la Tierra y volver a casa sin problemas. Increíble que no se haya divulgado esta historia hasta ahora. Un hito histórico que lanzó a USA a la carrera espacial.

Figuras Ocultas me ha parecido es una película fantástica. Por la historia que estremece, más aun sabiendo que está basada en hechos reales. Por la actuación, sobresaliente, tanto las tres protagonistas como los secundarios entre los que sobresale Kevin Kostner, Kirsten Dunst, Jim Parsons y Mahershala Ali. Un reparto que ha sido premiado tanto por Sindicato de actores como en los Premios de la Crítica. Es una de esas películas en la que uno sale con el espíritu inflamado. Las cosas que puede hacer el ser humano cuando los retos son inimaginables. Todo un ejemplo.

banner-ejecon-figuras-ocultas

Posteado por: Concha Huerta | 17/02/2017

Australianos en la National Gallery

Hace algunos años los conservadores del museo Van Gogh de Ámsterdam descubrieron una inscripción en uno de los retratos más fieles que se conservan del artista. La inscripción decía, “Para Vincent, con amistad”. El autor y amigo resultó ser no un colega francés de los que le visitaban con frecuencia sino el australiano John Peter Russell, uno de los artistas cuya obra muestra la National Gallery en esta exposición .

Esta anécdota, poco conocida, nos muestra como artistas de tierras tan lejanas se vieron atraídos por la fascinación de un estilo que se abría paso en Europa a finales del XIX. En 1881, Russel abandona su trabajo como ingeniero en Sídney y viaja a Londres y después a París donde conocerá a Van Gogh, Toulouse Lautrec, Monet, Sisley y Matisse. Vivió 30 años en Francia dedicado a su pasión por la pintura. Russell abandonó el realismo inicial por una pintura llena de luz, pinceladas gruesas y colores, al estilo de los demás artistas australianos cuya obra descubrimos en esta exposición. Tom Roberts, Arthur Streeton y Charles Conder.

En la entrada un grupo de lienzos pequeños entre marcos enormes. Escenas netamente europeas, sobre todo francesas. Sin embargo, cuando se exhibieron en Melbourne en 1889, en una muestra que se llamó 9 x 5 (el tamaño en pulgadas de los lienzos) se prendió la llama impresionista en los artistas locales, contagiando sus lienzos de las técnicas y puntos de vista europeos. Arthur Streeton plasma en azules intensos el río Hawkesbury entre bancos de maíz dorado, Tom Roberts carruajes y vagones en la polvorienta calles de Melbourne.

Los paisajes se vuelven misteriosos, amenazadores, inmensos, con minas traicioneras y rebaños desesperados en busca de agua fresca. Los lienzos de gran formato, con colores y luces intensas. Sol, polvo, calor, verano. Imágenes de Australia desde el punto de vista de los colonizadores, sin una sola mención a aborígenes ni especies autóctonas, que nos dejan con un cierto sentimiento de pérdida.

antibes-j-p-russell

Antibes, c1890-92.  John Peter Russell. Foto: © Gallery of New South Wales, Sydney

t-roberts-trafalgar-square

Trafalgar Square, 1904.  Tom Roberts. Foto: © Art Gallery of South Australia, Adelaida

a-streetons

Arthur Streeton.  The purple noon’s transparent might, 1896. Foto: © National Gallery of Victoria, Melbourne.

impresionistas-australianos

Impresionistas australianos. National Gallery de Londres. Hasta el 26 de marzo de 2017.

Posteado por: Concha Huerta | 01/02/2017

El Hombre que plantaba árboles

Hay libros que nos trasladan a mundos imaginados, otros a historias del pasado más o menos conocidas, libros sobre ficciones de mentes soñadoras,de sentimientos y experiencias de vida, sobre prácticamente cualquier tema. Qué complicado es elegir entre los cientos de títulos que encontramos en las librerías.

Por eso, cuando encuentro alguna joya me lleno de júbilo. Una joya como la última edición de El Hombre que plantaba árboles, de Jean Giono, con ilustraciones de Pepo Bianchessi. La obra de Jean Giono (1875-1970), autor francés que centraba su obra en la Provenza, mezcla un humanismo natural con una revuelta contra la sociedad del siglo XX, marcada por el totalitarismo y amenazada por la mediocridad.

El Hombre que plantaba arboles es un relato corto, apenas 60 páginas, publicado en 1953, sobre la relación entre el hombre y la naturaleza. Una fábula sobre el tesón y la bondad que surgen del cultivo de la tierra. Un canto de esperanza y alegría que recomiendo a los que como yo disfruten de la lectura.

1910. Un viajero se queda sin agua en un paraje desolado cerca de los Alpes hasta que se cruza con un pastor que le muestra un arrollo escondido. Intrigado por este personaje que vive tan aislado del mundo, decide quedarse unos días con él. El pastor, tras enviudar, decidió reforestar el páramo a golpe de bastón, con el que abre un hueco en la tierra, sembrado las bellotas que ha conseguido reunir. Cada día un poco más lejos.  Pasa el tiempo. El viajero, traumatizado por la Gran Guerra, decide volver a visitar al pastor. Quedará sorprendido con lo que encuentre.

Las palabras de El Hombre que plantaba árboles son sencillas, un bálsamo que irradia paz y nos devuelve la confianza en el género humano. Las ilustraciones, bellísimas. Qué acierto de reedición en estos tiempos de incertidumbre, donde vivimos desconcertados con tantas noticias que invaden nuestras rutinas. Qué maravilla poder dedicar un tiempo al recogimiento, a reconectar con lo más cercano a nuestro espíritu, la naturaleza.

el_hombre_que_plantaba_arboles

El Hombre que plantaba árboles. Jean Giono. Ilustraciones de Pepo Bianchessi. Duomo Ediciones. 2016. 60 págs.

Posteado por: Concha Huerta | 23/01/2017

Enero, frío, gripe

Tras unos días fantásticos llenos de luz y paseos por la playa, llego la ola de frío a la costa y con ella el malestar y las gripes. Yo aguante bastante bien hasta la semana pasada en que algún amigo o enemigo me regalo uno de esos virus que te dejan sin resuello. Al principio pensé que me había sentado mal la comida, nada que una dieta blanda no pudiera recuperar en un par de días. Al tercer día me di cuenta de que el cuerpo no me respondía. Apenas podía abandonar la cama ni mantener los parpados abiertos. Pase tres días en duermevela. Lo peor viajar en este estado. 55 minutos me parecieron una odisea y los pasillos de la T-4, infinitos. Por no hablar de los 3 grados de una ciudad que parecía un fantasma.

Estamos en invierno. Es normal es que haga frío. Pero a mí el frío no me va nada. Entré por la puerta y me fui directa a la cama. ¿Una noche? ¿Un día? Envuelta en el edredón las horas se difuminan. Sobrevivo a base de caldos y agua. Apenas puedo levantarme. El dolor de cabeza no me deja leer ni escuchar música.  Cierro los ojos y deseo que no me duela nada.

Esta tarde he conseguido levantarme, deshacer un poco la maleta y encender el ordenador. Se me agotaron las fuerzas. Ahora toca caldo de gallina y otra noche inmersa en un sueño profundo. A ver si mis defensas terminen ya con tanto intruso. Espero poder recuperar mis rutinas. Tengo una lista tan larga. Mañana o pasado mañana.

Desde aquí un recuerdo a todos aquellos que como yo han sido víctimas de esta gripe.

t-4

T-4.  Foto: C. Huerta

Posteado por: Concha Huerta | 10/01/2017

Bairro do Avillez

8.30 p.m. Llegamos a la Rua Nova da Trindade dispuestas a probar Bairro, el nuevo espacio del chef José Avillez en el corazón del Chiado, un antiguo convento reconvertido en taberna, restaurante y barra donde además pueden adquirirse algunos de los productos del menú. Encontramos la taberna llena, desde que Bairro abrió en agosto es difícil encontrar mesa. Nosotros tenemos reserva en el Pateo (patio) frente a las cocinas, donde además de disfrutar de la comida se puede admirar al equipo de Avillez al completo.

José Avillez es un icono de la culinaria portuguesa. A sus 37 años cuenta con 2 estrellas Michelin por su restaurante Belcanto, donde presenta “una alta cocina portuguesa, sin tiempo, sin fechas”. Bairro es su sexto espacio en Lisboa, su ciudad natal, y además tiene un restaurante en Oporto y una tienda take-away en Cascais. Ha publicado 4 libros de recetas y en la actualidad colabora con un programa de radio y presenta un programa culinario en el canal SIC Mulher.

La cocina de José Avillez se caracteriza por rescatar las tradiciones portuguesas y darlas un toque nuevo y sorprendente, clave de su éxito junto con su espíritu emprendedor y la voluntad de ir siempre un paso adelante.  “Hace más de 500 años, un pueblo revolucionó el conocimiento sobre el mundo. Movido por la voluntad de conocer y descubrir. Consciente de los riesgos y de las dificultades. Los portugueses partieron de Lisboa en busca de novedades: de nuevos mares, nuevas tierras, nuevos lugares, nuevos pueblos y nuevos productos”.

Comenzamos con unos carabineros a la brasa, muy frescos y unas verduras con un aliño delicado de aceite y finas hierbas. De principales, probamos el arroz de bogavante y buey de mar, caldoso y muy sabroso, y el bacalao “a bras”, envuelto en cebolla y revuelto con huevo y patatas paja, suave y aterciopelado. En el Pateo reinan los pescados y el marisco. Servidos en cazuelas individuales de cobre. Un acierto. Y lo acompañamos con una sangría blanca bien fresca.

De postre probamos un mus de chocolate con helado y virutas de chocolate delicioso, un mus de maracuyá con sorbete de coco de presentación muy original y refrescante y un milhojas de pastel de nata a su manera, original tratamiento del hojaldre típico de Lisboa. Una cena espléndida.

Nos ha gustado mucho Bairro do Avillez. Por su espacio amplio y la decoración diferente, por lo bien que nos han atendido pero sobre todo por unos platos llenos de tradición con los mejores sabores portugueses. Sin duda uno de los mejores restaurantes de Lisboa. Volvemos seguro.

dsc_0134

Bairro do Avillez. Rua Nova de Trindade nº 18. 1200-466 Lisboa.  Tel. 21 583 0290

dsc_0136

Taberna. Bairro do Avillez.

dsc_0148

Arroz de bogavante y buey de mar. Pateo. Bairro do Avillez

dsc_0147

Bacalao “a bras”. Pateo. Bairro do Avillez

dsc_0151

 

Mousse de chocolate. Pateo. Bairro do Avillez. Fotos: C. Huerta

Posteado por: Concha Huerta | 02/01/2017

Comenzando con Dudamel el Año Nuevo.

Este año tuvimos una salida de año espléndida en compañía de amigos frente al Océano Atlántico. Una copa de champagne, fuegos artificiales y baile. Y que no falten las 12 uvas, nunca nos olvidamos de nuestras raíces. El primer día del año tocó descanso. Nuestra máxima aspiración, una butaca frente a la Tv una taza de té bien cargada. Nunca me pierdo el Concierto de Año Nuevo.

Comienza la retransmisión, las puertas del Musikverein se abren y la cámara nos conduce hasta la famosa Sala Dorada donde los afortunados que han conseguido una butaca, hay tanta demanda que se otorgan por sorteo, disfrutan de un concierto único inaugurado en 1931 con piezas de la familia Strauss.

En la batuta Gustavo Dudamel, pletórico y con una enorme sonrisa. Cuentan que cuando el primer violín de la Orquesta Filarmónica de Viena le llamó para ofrecerle el concierto, Dudamel dio un grito de alegría. No me extraña. A sus 35 años, se ha convertido en el maestro más joven en dirigir el Concierto de Año Nuevo. Toda una hazaña.

Las piezas escogidas este año resultan optimistas y alegres, con polkas rápidas y despreocupadas de Johann Strauss hijo y padre y siete piezas que no se habían incluido antes en este concierto. Entre ellas, la polca Pepita, con sus castañuelas, un homenaje de Johann Strauss hijo a la bailarina española Pepita de Oliva que causó furor en la Viena de 1853.

Nos dejamos acunar por sus compases armoniosos, entre imágenes de una Viena imperial poblada de palacios y museos. Dudamel transmite ilusión y alegría. Su rostro me recuerda a un niño travieso jugando con una batuta. Espero que no pierda nunca esa frescura. La orquesta impecable, estrenando diseños de Vivienne Westwood y su marido para conmemorar su 175 aniversario.

Al final no puedo evitar levantarme y danzar al compás del Danubio azul de Johann Strauss hijo. No importa cuántas veces lo escuche, siempre me contagia con su ritmo perfecto. Después toca dar palmas al son de la Marcha Radetzky de Johann Strauss padre, el broche obligatorio de este gran concierto. Y terminar aplaudiendo a Gustavo Dudamel frente a esta gran orquesta. El mejor modo de comenzar el año 2017.

”Vivimos en un tiempo de un poco de caos, pero como, filosóficamente hablando, cada caos tiene un orden”, la música puede ser “una posibilidad de recibir esperanza y belleza para así comenzar un año nuevo”, comentó Dudamel antes del concierto. Cuánta razón tiene.

dudamel-concierto-ano-nuevo-2017

Gustavo Dudamel al frente de la Filarmónica de Viena. Concierto de Año Nuevo 2017. Foto: Ronald Zac.

Si pulsáis en el link en rojo de abajo podréis disfrutar de la Marcha final del concierto. !Feliz Año 2017!

http://www.rtve.es/drmn/embed/video/3851523

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: